Volver arriba

Los centros educativos de València se suman a la Transición Energética con el apoyo del Ayuntamiento y la Oficina de l’Energia municipal

• El programa “Mi centro en Transición” de la Fundació València Clima i Energia ha multiplicado el número de participantes hasta 22 centros educativos en el curso 23/24 entre Institutos públicos de Secundaria y Universidades Populares

• El proyecto ofrece realizar auditorías en los centros con el objetivo de reducir su consumo energético y las emisiones de CO2

Mi Centro en Transición es un proyecto del Ayuntamiento de València, desarrollado a través de la Oficina de la Energía municipal, que ofrece realizar auditorías en los centros con el objetivo de reducir su consumo energético y las emisiones de CO2. Para ello, un equipo técnico analiza con equipos de medición la energía que gasta el centro para iluminación o para la calefacción y así, después de analizar los hábitos de consumo, proponer medidas para la reducción y la optimización del gasto.

El proyecto empezó en febrero de 2021 con el alumnado de biología y tecnología de 4.º de ESO en el IES SERPIS, del distrito Marítimo, y para el curso actual hay un total de 17 centros de secundaria inscritos, además de las Universidades Populares de Ayora, Orriols, Nou Moles, Abastos y Jesús.

Para Carlos Mundina, concejal de Mejora Climática, Acústica y Eficiencia Energética, “el cambio social que necesita la transición energética es transversal. La eficiencia energética es clave para el ahorro económico y también para la mejora climática de nuestras ciudades. Con este programa se consigue una reducción de la factura energética de los centros públicos y al mismo tiempo se difunde una nueva cultura de la eficiencia y de la responsabilidad en el uso que hacemos de la energía”

El objetivo del programa, más allá de reducir la factura del gas o la luz mejorando la eficiencia en el consumo, busca que el alumnado entienda el concepto de transición energética, que relacione el consumo y la producción de la energía con las emisiones de CO2, que tome conciencia de cuáles son sus hábitos de consumo en el centro y en su casa, que colaboren en el ahorro energético y que se promueva una reflexión sobre el uso de la energía. Por eso, además de una ecoauditoría durante el curso se programan talleres en grupos de trabajo que involucran a estudiantes, familias y profesorado.

“El sistema educativo es un pilar básico de concienciación social – añade Carlos Mundina– Trabajamos de la mano con la comunidad educativa y lo hacemos tanto en los centros de enseñanza secundaria como en los centros de enseñanza no reglada municipales para adultos gracias a la colaboración con la Universitat Popular”

La finalidad de este programa es conseguir que la comunidad educativa haga un uso más consciente y eficiente de la energía en el centro empezando el camino hacia la transición energética. Trabajando con los centros educativos más próximos a la Oficina se amplía el proyecto de centro en transición a un proyecto de barrio en transición donde los centros educativos sean impulsores del modelo y motor de cambio.

Proyecto referente en España

El año pasado el proyecto Mi Centro en Transición del Ayuntamiento de València fue reconocido en los premios nacionales de la Asociación de Agencias Españolas de Gestión de la Energía (Eneragen) por su acción de sensibilización y difusión de la eficiencia energética y en los SustainabilityActions otorgados por CompromisoRSE en la categoría de Administración Pública por impulsar el ahorro energético en los centros educativos.

Además, este mes  l’Oficina de l’Energia i la Fundació València Clima i Energia recibieron el Premio del Clúster de la Energía de la Comunitat Valenciana a la mejor iniciativa de impacto social en materia energética de la Comunitat i el pasado septiembre fue finalista en los premios de la Noche de la Energía de España, como mejor iniciativa pública energética de 2023, tan solo por detrás del Ayuntamiento de Madrid que fue galardonado por su proyecto de renovables Madrid Solar.